Qué es Mindfulness (o Atención Plena)

Vivimos en tiempos inciertos y perturbadores con todas las oportunidades y dificultades que ello implica. Lo único cierto es que no hay seguridad en el trabajo, en nuestra situación económica, o en cualquier aspecto de nuestra vida.

Si a eso le añadimos en nuestro día a día las constantes interrupciones tecnológicas (emails, mensajes telefónicos, redes sociales), el multitasking de la conciliación laboral y personal o el de asumir el trabajo de los que ya no están, nos lleva a una situación de desatención continua que nos dificulta centrar la atención en un solo asunto a la vez.

Mindfulness es una forma de mantener la atención en el momento presente, liberando la mente de la sobrecarga que nos impide concentrarnos totalmente en lo que hacemos. En ese momento no estamos ni rumiando sobre el pasado ni soñando con el futuro, sino que estamos aceptando el presente tal y como es, sin tratar de controlarlo.

El reto consiste en generalizar este estado, mantenerlo e incluso trasmitirlo a nuestros colaboradores. La buena noticia es que se puede cultivar y que el entrenamiento en mindfulness se ha demostrado como la forma más eficaz de lograrlo ya que su práctica tiene efectos a nivel neuronal. La plasticidad del cerebro permite que se creen conexiones neuronales nuevas que modifican nuestros patrones mentales y de conducta.

Empresas como Google, Apple, Deutsche Bank y General Mills, ya están aplicando sus propios programas incorporando mindfulness basándose en el rigor científico de investigaciones académicas que demuestran un aumento en la productividad personal, mayor capacidad de autocontrol emocional y de toma de decisiones. En el cuadro adjunto se puede observar que si se supera el nivel medio de estrés necesario para un rendimiento adecuado, se produce una disminución en éste.

Estudios realizado en Harvard y otras universidades en el ámbito de la psicología, la neurociencia y la gestión empresarial, han demostrados los siguientes beneficios:

  • Mejora la gestión del estrés y de la ansiedad cambiando la percepción que tiene la persona sobre el hecho que le ha desencadenado ese estado sin tener que cambiar o controlar la realidad.
  • Aumenta nuestra capacidad de dirigir la atención, mejora la concentración en aquello que estemos realizando, desarrolla la memoria así como la flexibilidad mental necesaria para tomar decisiones o responder ante situaciones inesperadas.
  • Incrementa el nivel de inteligencia emocional entendido como la capacidad para reconocer nuestros sentimientos y los sentimientos de los demás así como el conocimiento para manejarlos, desarrollando habilidades como el autoconocimiento, autocontrol, automatización, empatía y sociabilidad.
  • Incide en el bienestar físico y psicológico ya que aumenta la resistencia inmunológica, incrementa el grosor del neocórtex frontal izquierdo, la zona del cerebro asociada con el bienestar y la felicidad, tiene efectos positivos sobre la hipertensión, el dolor crónico o sobre los comportamientos adictivos.

Dada los múltiples beneficios, hay pocas razones para no realizar un entrenamiento en mindfulness.